miércoles, 14 de octubre de 2015

De los andariegos de corazones y otras malas decisiones

Hay días de días, en donde parece que la luz del cielo se hace tenue por la oscuridad que habita en tu corazón, te das cuenta que la luz de las sonrisas en paz que generas se vuelven realmente en la razón para seguir adelante para algún día plenamente sonreir con ellos.

No se que falta para conectar, en últimas queda esa sensación de miedo en otros que me hace sentir ageno, que no me hace sentir yo mismo. Busco un hogar fuera de mí me acoja, pues si bien me duele ser un desplazado emocional, esos que moran en corazones por instantes hasta que la paradoja que trae su propia existencia explota, si bien hay oasis que no rompen con mi existencia, me limitan, me constriñen, ¿ese será el precio a pagar por tener un santuario?.. no lo se, en mi mente luce diferente, si es mi hogar me llamará como Ítaca a Ulices, eso creo, eso espero y sueño.

Ahora que me confronto en un espejo, me pregunto, ¿las Ítacas son construidas o son merecidas? ¿Cómo hizo Ulices para esperar 10 años para llegar, soportar un desaire y seguir en el amor a pesar de sirenas, brujas y otros males de su pasado?¿Cómo dejar de ser intención a ser pasión en acción a pesar de las dudas? lo más irónico es que sin una intención verdadera la acción sería forzada y acartonada, se necesitan ambas.

De manera que las Ítacas están allá, pero como las rosas solo importan cuando decides que te importen para hacer valer su unicidad en el mundo. Pero eso solo lo puedes hacer si ves su unicidad así que siempre va a haber algo que no puedas controlar, por más que lo intentes no podrás volver un oasis más que eso, si no te hace vibrar es un paso más para salir del desierto, pero no es tu hogar.

Así que no busques morar en oasis para salir del desierto, sigue tu corazón a donde puedas llegar y con un arco probar que nunca te fuiste, que ahí estás, en tu hogar, en tu Ítaca.

Solo nunca olvides...
http://www.pixelteca.com/rapsodas/kavafis/itaca.html