viernes, 13 de marzo de 2015

Una noche en la luna contadora de historias un colmillos plateados cuenta una historia...parte 1

En una luna que no es la mía, pues la mía es en donde hablan los espíritus a los oyentes de Gaia, me atrevo a narrar tal ves una historia, como toda historia de un Garou comienza con una prueba, acarrea una enseñanza y termina en un don. 

Mi peor batalla siempre fue conmigo mismo, por marcar un camino que no siguiera el error de mis antepasados que se ufanan de ese poder ridículo de la realeza, en tiempos en donde la libertad debe ser considerada un templo el cual te indican la puerta y tu has de cruzar por voluntad propia, algunos dirán que nuestra misión corta nuestro libre albedrío, yo pienso que  las misiones existen  para todos y nuestra liberad consiste en el camino a elegir y en el sello personal con el cual lo realizamos, como diría Bruce Lee, no pidas por una vida fácil, pide por la fuerza para vivir una difícil; y así fue, cambie esta piel mortal para volverme un chaman de piel blanca como la nieve y un corazón de plata, que fue el nombre tras el baño en fuego.

Esta no es una historia de gloria, es una historia de sabiduría, de esas batallas internas que la sangre al rojo vivo nunca entenderá del todo, de esas batallas en las que siempre sientes que tus habilidades no son tanto y de porqué esa humanidad que llevamos dentro si bien es complicada de lidiar es el más grande presente porque para aquellos atentos se dan cuenta que la vida es como un suspiro y siempre se trata del legado que dejas, hoy mis pequeños les quiero dejar el momento en que  sentí que lo perdí todo por la terquedad y el orgullo, cuando era simplemente un regalo de Selene para iluminar mi vida y mi alma a partir de la pérdida.

Me encontraba gozando ya de las virtudes de la experiencia en batalla y tras los amigos espirituales que había hecho en el camino creía que ya estaba en posición de exigir mi propia manada, mi propio camino, había andado con mi manada por las buenas y malas, experimentando en carne propia la dificultad que esta misión encomendada por Gaia a nuestra gente implicaba, sentir ese resquemor pútrido de la corrupción en cada paso que desde cachorros hasta hoy hemos tenido que combatir día a día. Así que decidido me encomendé a una humana que sabía de mi condición, pero en ese momento no sabía que ella era sobrenatural como yo y allí estuvo lo valioso de ese camino elegido.

El mundo feérico es algo que escapa a la comprensión de aquellos que no han afinado su sensibilidad y que no han soñado en grande, y que han dejado la puerta de su conciencia abierta de par en par para que su niño interno salga  a jugar como es debido. y yo a pesar de tanto que había visto en mi dolor por la perdida de mi compañera de vida estaba negándome la estrellas por llorar una luna nueva que se avecinaba.

yo en mi terquedad me sumí y negué su ayuda, la tome como una persona que estaba ahí por obligación  y no por interés real y eso me costó mucho, a manos de quienes daban en el ensueño algo de orden, ella se perdió para siempre y en el proceso casi me pierdo yo, Tatiana Ivanova había probado su lealtad hacia mi arriesgando su vida, por evitar que yo fuera en una misión suicida. Me dijo lo siguiente cachorros.

- ¿Qué caso tiene salvar a alguien si mueres en el proceso, tu un garou, un hombre lobo hijo de los espíritus va a dar su vida por amor y va a renunciar a su responsabilidad de salvar a gaia?

En ese caso me dí cuenta que había perdido mi centro por dar una pelea que no era mía, que no debo cargar el mundo de nadie, que es desde mí que debo hacer la diferencia. Así que luchen por todos y a pesar que el sacrificio sea el camino a la gloria, la sabiduría habita en luchar para poder seguir luchando una nueva batalla
-Abuelo, ¿y qué pasó después?
Eso se los contaré en otra luna, vayan a dormir, cachorros...